La Perla brillante - Gerard Chinrei Pilet (10/22)

Kusen (Enseñanza oral durante Zazen).
LA PERLA BRILLANTE
Enseñanza de Gérard Pilet, monje zen.

 ---/--- 
Dojo de París - Zazen del domingo 6 de diciembre de 1998 - 11:00h.

«Repites sin cesar que el universo no es más que una perla brillante.¿Qué quiere decir eso?.” Preguntó el discípulo. -"Eso quiere decir que el universo no es más que una perla brillante”, fue la respuesta del maestro. El discípulo se quedó perplejo. Y Gensha le dijo entonces “tu espíritu se debate en el antro del demonio de la montaña negra, por ello no puedes realizar que el universo entero no es más que una perla brillante”.

Para que el universo entero sea percibido como una perla brillante, es necesario que el espíritu mismo se convierta  en una perla brillante. Si nos atamos a nuestras categorías, proyectamos sin darnos cuenta nuestras categorías en el mundo. Proyectamos lo múltiple en todas las cosas. Todo es distinto de todo por las  categorías: yo, tú, joven, viejo, grande, pequeño, etc. Si abandonamos todas esas categorías, ya no percibimos lo múltiple, sino el Uno tras lo múltiple. Nada está separado de nada. Y todo se convierte en Buda. Y el universo entero es una perla brillante. El Ojo de Buda como decía Dogen.

Creando categorías y apegándonos a ellas, creamos separaciones con todo. Cuando abandonamos todas las categorías, todo es Buda. Como dice Dogen: “las montañas, los ríos y todas las cosas”. Por eso Dogen dice también que zazen permite encontrar la visión justa. Nada está separado de nada. Todo está en todo. Si alguien se mueve en el dojo, es todo el dojo el que se mueve. Aquí sois muchos y sin embargo, aquí no hay más que Buda. ¿Quién no es Buda? ¿Qué no es Buda? De la misma manera que cada célula de vuestro cuerpo es todo vuestro cuerpo, cada existencia pertenece al gran cuerpo de Buda.
Dogen estaba impregnado de esta visión justa del Uno manifestado en lo múltiple. Decía: un solo grano de arroz contiene  todo el universo. Y educaba al tenzo para que viviera en armonía con esta gran verdad.

Abandonad la ilusión de que sois una pequeña entidad distinta, perdida en medio del gran universo. Esta visión no-justa produce la angustia existencial. Cada uno es Buda. Cuando esta visión justa se manifiesta, a la angustia de la separación sucede Ananda, la alegría profunda. Todo está en todo. Cada uno es esta totalidad. Como el reflejo de la luna se manifiesta en millones de gotas de agua, la naturaleza plena y entera se manifiesta en cada una de las existencias.

 Continuará... 

Entradas populares

Todo asunto debe ser tranquilizado...

Quitándonos las gafas de color