La Perla brillante - Gérard Chinrei Pilet (8/22)

Kusen (Enseñanza oral durante Zazen).
LA PERLA BRILLANTE
Enseñanza de Gérard Pilet, monje zen.

 ---/--- 

Dojo de París -  Zazen del sábado 5 de diciembre de 1998.

Estirad bien la columna vertebral, empujad el cielo con la cima del cráneo, de esta forma el mentón entra naturalmente. Relajad completamente los hombros. Zazen y kin-hin casan los contrarios, la tensión vigilante y la distensión. Dejad deslizar la respiración bajo el ombligo. Así hacéis de este cuerpo la barca para ir a la otra orilla de la que habla Buda. La otra orilla no está en el exterior de vosotros mismos, al contrario, se encuentra en vuestro propio corazón . Es la perla brillante de Gensha. Si os establecéis en una postura justa, fuerte y flexible en zazen, si vuestra mente no permanece en nada, el antro del demonio de la montaña negra de vuestro complicado mental, ese mismo antro se transforma en la perla brillante. 

Mucha gente ocupa su mente continuamente con cosas secundarias, inútiles. Hacen  de nada una montaña porque el mental amplifica y deforma todo. La vida se hace complicada. Zazen es el gran viento que barre todas las complicaciones. Y entonces nos damos cuenta 
de que las tonterías, los apegos, los deseos,son desechados, llevados como las hojas muertas por el viento de otoño. 

Ved cómo el ego, tanto el vuestro como el de los otros, vuelve la vida complicada, suscita sufrimientos inútiles. El ojo de zazen permite ver como “nos comemos el coco” como dicen los adolescentes. Es el gran circo del mental, el gran circo del mundo: La envidia, los celos, la susceptibilidad, el gusto por el poder, los apegos a las complicaciones del ego. Es el antro del demonio de la montaña negra de Gensha. Dejad que zazen barra todo esto. 

La enseñanza de los maestros es siempre muy profunda pues hablan a partir de su experiencia directa. El antro del demonio, lo han experimentado ellos mismos y lo han transformado en perla brillante por la práctica de zazen. 

Hay ahora una exposición muy bonita de las obras de Jean-Claude, discípulo de Sensei, titulada "Bajo la efigie de los maestros zen”. ¿De qué son testigos los maestros que él ha representado? ¿Por qué pintarlos, venerarlos, cantar sus nombres en el eko?. Porque son la manifestación de la perla brillante. Son la manifestación de la perla brillante. Todos nos dicen - aunque cada uno lo dice con sus palabras, a su manera, siguiendo sus propias personalidades, a menudo muy diferentes todos nos dicen : Practicad la Vía y la caverna en la que os debatís neuróticamente se convertirá en la perla brillante. Y no dentro de cincuenta años, aquí y ahora.  

 Continuará... 

Entradas populares

Todo asunto debe ser tranquilizado...

Quitándonos las gafas de color