Quitándonos las gafas de color

La práctica de zazen no consiste en cultivar pensamientos felices ni evitar los pensamientos desagradables sino en liberarnos de todos esos pensamientos; no eliminándolos, sino no apegándonos, no alimentando esos pensamientos o esas emociones. Así, pierden su fuerza, su poder de condicionarnos y pasan como nubes. Es la ocasión de observar que no tienen ninguna sustancia real, pues el hecho de no dársela les permite pasar rápidamente, Entonces la mente se abre a una dimensión más allá de toda producción mental, se despierta a la realidad tal cual es y no como la hemos decidido.
En zazen “la existencia es liberada de toda construcción mental”, nos quitamos las “gafas de color” y hacemos realidad shoken, la visión justa, es decir, no solo se trata de ver los fenómenos en sus diferencias sino tal cual aparecen despojados de todo pensamiento. Es lo que llamamos inmo, el hecho de ser tal cual, más allá de todo concepto, de toda noción. Es la mente siempre fresca, siempre nueva, siempre en armonía con la realidad de la existencia, constantemente unida a todas las otras existencias.

Tomado de "Manual de meditación zen"
Roland Yuno Rech, maestro zen.


Manual de meditación zen- Las enseñanzas del maestro Dogen
Editorial Milenio, ISBN 978-84-9743-7020-2

Entradas populares

Todo asunto debe ser tranquilizado...